La PSU no es para tanto

Este artículo está dirigido a niños y adolescentes que estudian la enseñanza básica o la media en Chile. Supongo que te habrán dicho que la PSU es tremendamente importante, que es la prueba de tu vida, necesaria para el éxito en la vida y que si te va mal estarás condenado a vender parches en la micro o trabajar en el KFC o Mc’Donnalds. Pero la realidad es otra. Aquí te voy a dar razones para que no te estreses tanto por la PSU.

Mide contenidos que nunca volverás a ocupar

Si quieres prepararte o estás en proceso de preparación para la PSU, lamento decirte que gran parte de lo que vas a aprender o ejercitar no volverás a ocuparlo después de rendir la prueba. En la prueba de Lenguaje y Comunicación por ejemplo, el plan de redacción se basa en técnicas a mecanizar que sirven exclusivamente para esta prueba de admisión.

Otro ejemplo es la prueba de Matemática, donde apenas se miden habilidades matemáticas, pues la mayoría de las preguntas miden mecanización, como en las que hay que reducir fracciones o factorizar expresiones algebraicas. A lo anterior hay que sumarle todas las preguntas de aplicación directa de fórmulas generalmente mal enseñadas en el liceo y el preuniversitario que no se ocupan en la universidad o vuelven a enseñarlas porque los mismos profesores dicen que en la enseñanza de la matemática en la media es mediocre.

Si quieres echarle un vistazo a las matemática que se estudian el primer semestre en la Universidad, mira esto.

Ahora bien, hay que reconocer que estas pruebas miden habilidades importantes como la concentración y los hábitos de estudio. Pero si ese es el motivo por el que te vas a matar preparándote para la PSU, es mejor que desarrolles esas habilidades estudiando una disciplina que realmente te interese y esté alineada con tus planes para el futuro.

La mayoría de las carreras no piden tanto puntaje

Seamos honestos: a menos que quieras entrar a Medicina o a una Ingeniería muy prestigiosa puedes entrar a la mayoría de carreras en una universidad tradicional con menos de 600 puntos ponderados, e incluso optar a una beca del estado. Si no me crees mira la lista de carreras de la Universidad del Bío-Bío o de la Universidad de Valparaíso.

Para sacar 600 puntos no necesitas estudiar tanto como parece. Viendo las claves del modelo de la prueba de matemática y de historia 2020, puedes obtener 603 en matemática con 34 respuestas correctas. En historia necesitas tener 47 correctas para sacar 604. Es decir, puedes entrar en la Universidad con los contenidos de primero y segundo medio, y tal vez un poco más o un poco menos dependiendo de tus notas de enseñanza media.

Otras opciones

Imagina que dejaste de ir de fiesta todo el año porque querías entrar a medicina. Lamentablemente, no obtuviste el puntaje que necesitabas. ¡No es el fin del mundo! Puedes volver a rendir la PSU las veces que se te de la gana.

Ahora, si la Universidad no es lo tuyo, puedes escoger una carrera técnica que no requiere PSU. Muchas de estas carreras no pagan mal. También existen otras alternativas a la universidad .

Ojo, no estoy diciendo que no vayas a la universidad, sino que no es la única opción.

Conclusión

Nuestros círculos cercanos nos meten mucha presión con la PSU. Pero en la práctica, es sólo una prueba más: no es tan difícil, si no pasas no es el fin del mundo y hay muchas otras opciones de desarrollo personal y profesional disponibles que no requieren rendir la PSU.

PD: Esta no es una crítica a la PSU, sino que critica la presión a veces excesiva colocada por el entorno a los estudiantes. Tampoco estoy diciendo que no debas estudiar, debes hacerlo, pero no es el fin del mundo si no sacas el puntaje suficiente.

 

El peligro de JavaScript

JavaScript es un lenguaje de programación utilizado principalmente para páginas web. Cuando usted visita una página web, varios archivos se descargan en su computador, entre ellos, programas (scripts) escritos en JavaScript, estos últimos con el propósito de añadir funcionalidades extras a la página que se visita. Esto se hace de forma automática y silenciosa por parte de su navegador. Lo anterior tiene varias ventajas y puntos positivos, pero a la vez conlleva problemas graves en la libertad y seguridad del software.

Notar que me refiero únicamente a los scripts incorporados en las páginas web que se instalan de forma automática en el computador de los usuarios. No hablo de los complementos para los navegadores ni las aplicaciones para NodeJS, como Atom.

En primer lugar, la mayoría de estos programas son privativos, es decir, no respetan la libertad de sus usuarios. A causa de estos, el desarrollador ejerce un poder injusto sobre ellos. A lo anterior se suma el hecho de que los programas se instalan de manera automática, aunque no lo desee. Nadie puede obligarlo a instalar programas que no quiere en su computador, de la misma forma que nadie puede obligarlo a comprar artículos que no quiere para su casa o departamento.

Por otra parte, muchos programas en JavaScript contienen vulnerabilidades de seguridad que pueden ser explotados con fines maliciosos, así como también es posible que los mismos desarrolladores incluyan funcionalidades malévolas en los programas. Una forma de abordar el problema usada por los desarrolladores de navegadores es limitar las acciones que puede realizar el script, pero siempre se encuentran nuevas formas de evitar las restricciones.

https://github.com/w3c/fingerprinting-guidance/issues/8

No boundaries: Exfiltration of personal data by session-replay scripts

Websites can track us by the way we type – here’s how to stop it

La solución propuesta por la Fundación para el Software Libre (FSF) es que los desarrolladores web liberen el código fuente de sus programas. Pero así éstos seguirán siendo instalados automáticamente, lo que es injusto y se presta para ataques informáticos. Entonces, ¿qué se puede hacer?

Relacionado con lo anterior, la FSF desarrolló un complemento llamado LibreJS que bloquea todos los scripts que no son libres. Es posible modificar LibreJS para que bloquee todos los scripts, libres o no, y que el usuario pueda desbloquear fácilmente los libres. Así los programas no se instalarían solos. Sin embargo, para que un script sea detectado como libre, debe incluir ciertas marcas específicas.

Otra solución a los problemas expuestos es que el navegador implemente por defecto las tareas más comunes que realizan estos programas en JavaScript. Por ejemplo, muchos sitios web tienen scripts que realizan las mismas tareas ya que cada script sólo funciona en un sitio específico. Esto se puede resolver parcialmente usando liberías como jQuery, pero como JavaScript es un lenguaje interpretado, por lo que los programas escritos en este lenguaje serán más lentos que los escritos en un lenguaje compilado, como C++, el lenguaje en el que se escribió Mozilla Firefox. Así, podemos conseguir programas más eficientes y evitando la multiplicación de esfuerzos.

La propuesta anterior no sólo es una idea. Ahora el navegador puede reproducir vídeos, lo que hasta hace algunos años sólo era posible ejecutando Adobe Flash Player.

Ahora bien, ¿qué pasa si una página requiere una funcionalidad muy específica no implementada en el navegador? Lo ideal sería diseñarla de modo que no la requiera, pero si la requiere forzosamente es posible desarrollar un complemento para el navegador que la implemente. Lo anterior no haría que el programa fuese más eficiente, pero si evitaría que se instale automáticamente. Para ciertos tipos de programas -tales como juegos HTML5- también sería posible escribir una aplicación de escritorio.

En conclusión, el desarrollo de scripts que se descargan automáticamente para sitios web hace más daño que bien, ya que no es imprescindible para las bondades que ofrece y conlleva problemas de seguridad informática. Si usted desarrolla un sitio web, diséñelo de modo que no requiera JavaScript. Si no es posible, libere el código fuente de sus programas. Solicite a los webmasters que hagan lo mismo. Y por supuesto, evite activar JavaScript siempre que pueda.

PD: NoScript es un complemento para Firefox y derivados muy útil para activar JavaScript únicamente en sitios en los que confía.

Discriminación hacia los alumnos libres

En Chile, existe una modalidad de estudio poco conocida llamada “exámenes libres”, destinada principalmente a quienes no pueden terminar sus estudios como alumnos regulares en un establecimiento educacional. El proceso consiste en inscribirse en una oficina del Ministerio de Educación donde se le asigna al alumno un colegio o liceo que se encarga de diseñar y aplicar las evaluaciones de los contenidos correspondientes al curso que el alumno desea aprobar.

Por otra parte, el DEMRE publica en mayo de cada año un documento titulado “Normas y aspectos Importantes del Proceso de Admisión” en el que se detallan las distintas partes del proceso. En la página 25 de dicho documento podemos leer la sección de las distinciones, sección cuyo primer párrafo indica “Se excluyen los alumnos de exámenes libres, reconocimiento de
estudios y de promociones anteriores para efectos del cómputo de los Puntajes Nacionales, aun cuando
obtengan el puntaje máximo.”

Lo anterior constiutye una discriminación hacia los alumnos libres, ya que los excluye de ciertos beneficios que sólo reciben los puntajes nacionales, tales como las becas Puntaje Nacional. Además, los hace menos visibles frente a una sociedad conservadora que confunde la educación con escolarización y salud con hospitales y farmacias, y que cree que un colegio o liceo es imprescindible para una buena educación.

Ahora, ¿por qué existe esta restricción?

Consultando los documentos de los años anteriores, nos damos cuenta que en todos estaba presente la oración citada anteriormente. El documento más antiguo es del 2011, por lo que la exclusión en cuestión existe desde hace más de ocho años. Dado lo anterior, podemos pensar que ninguno de los rectores actuales conoce el motivo.

Para resolver este problema, hablaré con algunos rectores para que incluyan a los alumnos de exámenes libres en el cómputo de los Puntajes Nacionales.

También existen otras injusticias, como que los alumnos libres no reciben pase escolar, pero ese es un tema para otro post.

ACTUALIZACIÓN: Solicité una audiencia al Rector de la Universidad de Valparaíso y afirmó que iba a incorporar este tema dentro de las discusiones de la sesión N° 603 del Consejo de Rectores.